enero 07, 2008

Priceless.


He pasado dos semanas completitas de tirar bola, que chido es levantarse hasta que el dolor de espalda, el hambre o la vejiga reventándose, te obligan a hacerlo.
Dos semanas enteras en que las responsabilidades valen cacahuate, donde el que come más es más importante, donde el recibir un regalo te hace feliz, donde el quedarte atrapado por dos horas en el estacionamiento de Liverpool en la venta nocturna, te fabrica una nueva anécdota que contar a tus nietos, los cuales harán sus compras sin tener que acudir al centro comercial, sino que lo harán mediante un paseo virtual en tercera dimensión, enviado mediante un chip, por parte de las tiendas departamentales y sin salir de sus hogares, pero igualmente accederán al consumismo que a tantos nos apasiona, a pesar de las largas filas, de las mentadas de madre y del tráfico caótico. Me imagino sus caras de “what”, al tiempo que sorprendidos replican: “que rudimentarios!”.
El pinito se fue en el camión de la basura y con él se fue la dicha y quince pesos que tuve que darle al personal de limpia en agradecimiento, por llevarse tamaño adefesio, que feo es el pinito cuando no tiene adornos y está seco!. Fiel ejemplo del “verdadero” significado de la Navidad.
Ver a la RBD Anahí, en un comercial, hablando del maratón Guadalupe-Reyes (me zurra esa denominación), cuando ha padecido problemas de anorexia y bulimia.
La queja de mi santa madre, porque mi cuñado no llevó las uvas ni la sidra, para brindar al recibir el año nuevo.
Mis hermanos con cara de hueva, esperando la llegada de las doce, para dar el abrazo y largarse.
Mis sobrinos mayores con cara de hastío, por no poder pasarla con sus amigos en el reventón.
La piñata incendiada de los vecinos y colgada toda tatemada para de cualquier forma “romperla”.
El que mi experrita, al percatarse de que pasaría la noche en casa de mis padres, decidiera dormir conmigo, como en los viejos tiempos, con todo y sobrarle tres calientitas camas donde era bien recibida.
El salvavidas en pleno invierno que me surgió alrededor de la cintura.
Empezar el año con el chango descalabrado.
El que a mi jefe le haya tocado el “monito de la rosca”, siendo tan rosca como lo es. Hay que ser muy dadivosos en la vida, sino, siempre te tocará el monito.
Todo esto, no tiene precio.

Feliz año, a ustedes amables lectores.

5 comentarios:

Edgar dijo...

Estas fechas se componene de todas esas "cosas" que mencionas, las caras, las reacciones, la manera en que unos y otros tomamos la navidad o el año nuevo.

Los regalos, la gente a la que los otorgamos, el muñeco de la rosca, etc.

Nunca habúia reparado en platicar a mis sobrinos la hora que uno tiene que pasar en una zapatería para pagar un par.

Saludos

Nancy dijo...

Peri, fiel retrato de muchas celebraciones, pero bueno que le vamos a hacer, de todos modos ésta temporada tiene su encanto, a mi me gusta todo el rollo navideño, el de fin de año no tanto, me pone media nostálgica.

Feliz Año Nuevo Peri, te deseo lo mejor de lo mejor, aún cuando tuviste que pasar por cosillas medias incómodas, también se ve que tuviste tus ratos buenos no? así es la vida.

Un abrazo Peri :)

Nancy

Mokotes dijo...

Mi queridisim@ Peri, tarde pero como siempre, aquí estoy felicitandola por el nuevo año y el fin de la temporada de marketing más descarada del año (asqueado quedé de la desfachatez del sistema mercadológico gabacho).

Me dá mucho gusto enterarme que el espiritú de la temporada hallá surtido el efecto deseado en usted, es decir salirse del monton y darse cuenta que lo verdaderamente importante es poder liberarse de la rutina aunque sea por 2 semanitas.

Estuve tomando bastante fotografías de todos los arbolitos en las banquetas, y no sabe el gusto que me daba guardar testimonio de la hipocresía de la epoca, jejeje, a ver si regreso a la vida mi empolvado blog con un mega-post grafico de las imagenes que recabe en estas pasadas semanas.

Mis mejores deseos y un placer saludarle.

angello dijo...

pues que mal pex que empezaras el año con el chango descalabrado, y yo que les dessie a todos mucho, pero mucho sexo, en fin, no todo se puede, pero bueno, lo importante es que ya la libramos y pos aqui andamos batallando con las alzas en los precios, pero bueno, no nos queda mas que aguantarnos y empezar a hacer planes para la semana santa que ya viene, jajajaja.

saludos amiguita.

Alexander Strauffon dijo...

Oh, tenemos muchas cosas en comun, por eso eres un buen periquillo. A mi me caga de igual manera ese termino de "Maraton Guadalupe-Reyes". ¿Por que no lo dicen como es?: "Soy un alcoholico desadaptado social que representa un peligro potencial para otros y para mi propia persona, y me excuso en las festividades para que mi conducta quede justificada". Bien, saludos peri.